Reflexiones de la Conferencia de GEW titulada “Good Education for Refugees” (Una educación de calidad para los refugiados), celebrada en Bremen el 20 de septiembre de 2017, por Nick Strauss, sección local de GEW en Bremen.

Los resultados de las elecciones federales alemanas del pasado 24 de septiembre traerán consigo diversas preocupaciones para muchos de nuestros amigos y compañeros al otro lado de las fronteras de Alemania. Cuando justo 70 años después de la derrota del nazismo en Europa, un partido político como el AfD consigue más del 10 % de los votos y está representado por unos líderes cuyo objetivo es honrar el logro del ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial y reivindicar más "alemanes" nuevos mediante letreros con una mujer embarazada sin cabeza como si fuera una máquina de hacer niños, no solo es muy necesario preocuparse sino también indignarse y tomar medidas.

Sin embargo, al observar más de cerca los resultados, constatamos que, a pesar de que la inclinación en contra del islam y de los inmigrantes de las políticas del AfD estaban claras, el contacto con los actuales inmigrantes y los musulmanes es relativamente limitado. Los nuevos estados federales del este de Alemania recibieron muy pocos inmigrantes hasta el año 2015. A menudo, las sociedades multiculturales establecidas —como es el caso en Alemania occidental— parecen ser la mejor defensa contra el movimiento populista de derechas.

Sin embargo, ¿cuáles son los peligros cuando la inmigración tiene lugar en un contexto de financiación insuficiente y una batalla por conseguir los ya limitados recursos entre la clase social obrera y los pobres?

En 2015, llegaron al estado de Bremen (de 670 000 habitantes) alrededor de 12 000 refugiados, entre ellos muchos jóvenes de menos de 18 años sin padres. Al mismo tiempo, la combinación de trabajos y viviendas asequibles también atrajo a muchos inmigrantes de las regiones más pobres de la UE. El sistema educativo tuvo que arreglárselas para seguir adelante cuando en realidad ya estaba luchando contra los niveles más altos de pobreza infantil de Alemania, además de una escasa financiación (comparado con otras ciudades importantes).

En 2016 y 2017, a pesar de una reducción en las nuevas llegadas de inmigrantes, la combinación de, por un lado, la migración interna en el propio país por parte de los refugiados que todavía tenían permitida la movilidad dentro de Alemania y, por otro, la reunión familiar permitida por el gobierno nacional, condujeron a una alta demanda de cursos de alemán para los inmigrantes y los refugiados recién llegados.

De acuerdo con la respuesta a una pregunta parlamentaria del partido DIE LINKE, las cifras muestran que en 2016 se impartieron cursos a 2 723 jóvenes, y a 2 622 jóvenes en 2017. Por un lado, se constató una clara reducción en el número de jóvenes sin plaza escolar oficial, que pasó de más de 1 000 a principios de 2016, a 750 a finales del mismo año y a alrededor de 320 en 2017, lo cual fue positivo.

Sin embargo, la financiación adicional que se asigna a los gobiernos municipales para impartir cursos de alemán finalizará en diciembre de 2017. Además, no se ha anunciado ningún tipo de financiación adicional para dar apoyo a los niños que han realizado estos cursos y ahora están estudiando en clases del sistema escolar general, aunque con un número limitado de alemanes. La presión volverá a aumentar.

Este es el contexto en que la sección local de GEW en Bremen, con el apoyo de la Internacional de la Educación, organizó una conferencia de una jornada completa titulada "Una educación de calidad para los refugiados".

El número de participantes ascendió a alrededor de cien personas. Aunque por un lado no parece mucho, es necesario observar estos datos dentro de su contexto. El gobierno estatal rechazó amablemente nuestra sugerencia de que el personal docente asistiera a la conferencia —en la mayoría de los casos— en las horas extras obligatorias no remuneradas que "únicamente deben utilizarse en casos de emergencia", pero actualmente ya casi cada día es una "emergencia". Al final, casi todos los docentes que pudieron asistir lo hicieron gracias al apoyo de su dirección escolar y fueron sustituidos por otros compañeros durante sus clases.

Hasta esta conferencia, únicamente se había podido movilizar al personal de los cursos preparatorios dentro de los relativamente limitados confines de las reuniones de personal protegidas legalmente por los comités oficiales de representantes del personal (Personal Versammlungen convocados por el comité de empresa Betriebsrat o el consejo de personal Personalrat-Schule.) Por eso, para nuestra sección estatal, cada inscripción significaba un gran paso adelante.

Nuestro sindicato también acogió muy positivamente el hecho de que alrededor de 30 compañeros y compañeras que no estaban afiliados al sindicato, pudieran asistir. Muchos de los miembros del personal que trabajan en los cursos preparatorios están subcontratados o tienen contratos temporales —entre nuestros miembros, el porcentaje de personal subcontratado ha aumentado alrededor de un 50 % en los últimos 2 años— pero estando a aproximadamente el 15 %, todavía nos queda un largo camino por recorrer. Algunos miembros se convencerán durante las acciones sindicales sobre los salarios y las condiciones laborales, pero muchos de los miembros de GEW están comprometidos con el sindicato por sus políticas educativas y su apoyo a los trabajadores de la educación como profesionales. La conferencia nos permitió interactuar con estos compañeros a este nivel también.

Es difícil resumir una conferencia de un día en un artículo breve —lo intentaré y les contaré algunos de los hechos destacados desde la perspectiva del equipo organizador.

Un representante de la senadora habló al principio de la jornada. La propia senadora no pudo asistir, pero el Sr. Husemann dejó claras sus preocupaciones sobre la continuación de un sistema de educación inclusivo para los niños refugiados. Las escuelas están llenas, de modo que cuando los jóvenes terminan el curso preparatorio, ya no tienen otro sitio donde ir. Además, el Sr. Husemann destacó la gran demanda existente y dejó claro que el sistema educativo estaba intentando lidiar con el golpe de 2015 pero los continuos esfuerzos terminarán por doblegarlo. Dio las gracias al personal que había en la sala, dijo que ellos habían salvado los departamentos de la educación en 2015 y 2016— y propuso un camino a seguir para la cualificación y el reconocimiento de tantos docentes del sector que están contratados (¡y pagados!) como docentes "no cualificados", porque sus cualificaciones extranjeras no están homologadas o porque sus títulos no coinciden con el modelo tradicional alemán de capacitación docente.

El profesor Fantini pronunció el discurso de apertura. En su trabajo con los docentes en formación en la Universidad de Bremen, imparte, entre otras asignaturas, la de educación intercultural en la Facultad de Ciencias Pedagógicas y Educativas. 

En su resumen, el profesor Fantini hizo hincapié en la necesidad de que los sistemas escolares y los docentes individualmente se centren en lo que nuestros jóvenes podrían aportar a su educación (orientación sobre recursos) en lugar de centrarse en lo que no pueden hacer (una orientación sobre sus déficits). Asimismo, destacó el concepto de "competencias interculturales reflexivas", basado en la autoevaluación cultural y en la reflexión sobre la forma de abordar todo lo relacionado con lo extranjero. 

Los talleres de "prelanzamiento" cubrieron una amplia gama de temas, entre ellos el de enseñar en las clases regulares las experiencias de los refugiados y utilizar nuevos medios para trabajar con inmigrantes jóvenes.

Yo asistí a un taller impartido por Dirk Troué, un representante del Consejo del Gremio de Comerciantes de Bremen.  Muchos empleadores pequeños y medianos del sector de la industria manufacturera y los servicios están muy abiertos a contratar aprendices refugiados. Los jóvenes llegan con un compromiso que los empleados valoran. El taller abordó algunos de los problemas concretos a los que se enfrentan los aprendices. La formación profesional (en Alemania se lleva a cabo, en parte, en la empresa y, en parte, en una institución de formación profesional) requiere una serie de aptitudes lingüísticas que muchas veces plantean problemas a los estudiantes con un menor nivel de lengua y obstáculos para los estudiantes de alemán recién llegados. La cualificación "B1" necesaria para empezar una formación no parece proveer a los estudiantes con las capacidades de alemán necesarias para seguir el curso. Muchos de los participantes consideraban que para apoyar a estos estudiantes, era necesario un año adicional de aprendizaje del idioma basado en el contexto.

Claudia Brockmann impartió otro taller sobre Competencia Intercultural. En un contexto donde las salas de profesores alemanas son el reflejo de las clases de secundaria de hace 10 a 30 años —donde menos del 10 % del propio personal es inmigrante— el debate sobre hasta qué punto debe considerarse la "mayoría" es significativo. Por supuesto, explicar solamente que "en Alemania es así" no basta.

Después de la comida tuvieron lugar dos actividades prácticas.

Mariam Leithe-Alkhazan, que desempeñó un importante papel en la organización de la jornada (¡gracias!), habló sobre el uso en su escuela de las veladas interculturales como una vía para romper el hielo entre los estudiantes nuevos y los antiguos, y una forma de mostrar a las comunidades recién llegadas que la escuela las valora.

Lars Kaempf presentó el sitio web en tres idiomas que el grupo voluntario "Welcome to Bremen" (Bienvenidos a Bremen) lleva desarrollando desde 2016. Este sitio web ofrece información sobre distintos aspectos de la vida en Bremen para los refugiados y los migrantes.  Para más información, visite https://welcometobremen.de/

La jornada finalizó con un "world cafe" donde los participantes contribuyeron al desarrollo de políticas de los sindicatos para nuestra conferencia nacional en noviembre de 2017.

Katharina Lenuck es una estudiante de Bremen que ha trabajado para GEW durante la organización de la conferencia (¡gracias!) y mantiene el proyecto en marcha. Destacó que la conferencia representaba una contribución muy importante para el futuro trabajo del proyecto, centrado en dar apoyo y mejorar la educación de los refugiados en Bremen. Bernd Winkelmann, portavoz de la sección estatal de GEW en Bremen, añadió que la conferencia ha vuelto a confirmar que uno de los principales problemas a la hora de integrar a los refugiados y los inmigrantes en el sistema educativo es la falta de inversión. 

Muchos residentes en Alemania tuvieron miedo cuando se celebraron las elecciones el pasado 24 de septiembre. Según GEW, el AfD no tiene las respuestas a los problemas a los que se enfrentan los trabajadores en Alemania. Algunas de las respuestas a estos problemas se han empezado a desarrollar en la conferencia de GEW.

Un sistema educativo justo y dinámico que ofrezca oportunidades para todos los jóvenes que viven en Alemania es una parte fundamental de la solución a la desigualdad económica y la insostenibilidad de la economía alemana y europea. Los trabajadores del sistema educativo son actores claves, "wir schaffen das".